domingo, 18 de marzo de 2012

Particionando... que es gerundio

Repito: la instalación de Debian es sencillísima. Quizás el único escollo a dominar es el tema del particionado (que lo puedes hacer durante la instalación). Y es que lo primero que tienes que pensar es en tu 'estrategia' del particionado.

Vamos a hablar un poco de esto, que es importante tener las ideas claras antes de comentar cómo particionar durante la instalación de Debian. Desde luego, para instalar una distro, lo primero es hacerle un hueco en el disco duro, y luego crear las particiones correspondientes. Hablemos de las particiones.


Yo te voy a recomendar que, en Debian, tengas, como mínimo, tres particiones: una, para la raiz ( / ), otra, la partición de intercambio, o Swap y otra, para la /home, que es donde irán tus archivos personales y las configuraciones (más o menos personalizadas) de las aplicaciones que instalas, en vez de quedarse en la partición raiz.
Así, por ejemplo, si un día quieres formatear, o reinstalar, puedes 'no tocar' la partición /home, y conservarás, sin preocuparte de tener que hacer previamente una copias de seguridad, etc, todos tus archivos y configuraciones personales. Creo que la ventaja es evidente ¿no?
(Y unas aclaraciones sobre la Swap: durante la ejecución de los procesos, la RAM trabaja intercambiando datos con el disco duro. Para mejorar esto, en Linux se usa la partición Swap, que actúa como un 'suplemento de capacidad de intercambio', o 'memoria virtual'. Hay que recordar que, en Windows, también hace esto un archivo (oculto) que se llama 'pagefile.sys', que se encuentra, por defecto, en la partición del sistema (C:\). Pero es mucho más efectivo que esta memoria virtual trabaje desde otra partición. Pero hay que decir también que los Pcs actuales empiezan a tener muy buena cantidad de RAM (ya es muy común hablar de 4 gigas de RAM) por lo que, en realidad, no se necesita usar mucho la Swap, hasta el punto de que antes se hablaba de que su tamaño tenía que ser del orden del doble del de la RAM... y hoy en día ya no es necesario tanto y, salvo que te guste mucho poner 'en hibernación' el PC, con la mitad, incluso menos, es suficiente. De todas formas, también ha crecido la capacidad de los discos duros, y, giga arriba, giga abajo... no merece la pena perder mucho el tiempo con esto)

El caso es que necesitamos hacer un hueco, en nuestro disco duro, para instalar nuestro Debian. Esto se hace con un 'Editor de Particiones', redimensionando (reduciendo su tamaño) de una de ellas (hombre, mejor la última, claro). Y en ese 'espacio libre sin asignar' instalaremos nuestro Debian.

Ay, ya me estoy liando otra vez... ahora a lo mejor habría que hablar de qué es un 'Editor de Particiones', como puede ser, por ejemplo, el Gparted (de Gnome) y cómo se hace eso de 'Redimensionar'. Pero no... que lo que tengo que contar es muy importante, así que si no sabes de qué va... búscalo por Google, que hay mucha información al respecto. Sin ir más lejos... http://gparted.sourceforge.net/

Y a lo que voy es a que un disco duro solo puede contener un máximo de cuatro particiones primarias (o tres primarias y una 'primaria extendida').
Ya me estoy enrollando otra vez... Bueno, esto referido a particiones de 'tipo msdos'. Cierto que hay otros tipos de partición (gpt, bsd, dvh...) que no tienen estas limitaciones, pero como muchos usuarios prefieren hacer convivir su Windows con su Linux, y además las msdos son 'las de siempre', pues lo normal es que nuestras particiones sean estas... y hay esa limitación. Y si quieres leer algo más sobre las particiones msdos, este artículo sobre 'Partición de disco' de la Wikipedia te puede aclarar más las cosas: http://es.wikipedia.org/wiki/Partici%C3%B3n_de_disco

Al asunto: la 'partición extendida' tiene la ventaja de que, dentro de ella, puedes crear (casi) cuantas particiones lógicas te apetezca. Y como Debian (en general, Linux) trabaja perfectamente desde particiones lógicas (Windows es más 'rancio' para esto), pues yo lo que hago es, en ese espacio libre sin asignar que había creado, crear una gran partición extendida, donde, a su vez, crearé las particiones lógicas que necesite.

¿Te ha quedado claro esto de la 'estrategia previa del particionado'? No se, no se, siento hoy estoy un poco espeso.... en resumen: hacer un hueco en tu disco duro, crea en él una partición extendida y luego, durante la instalación de Debian, crear dentro de la extendida las particiones (lógicas) que necesite,

Y... ¿qué tamaño dar a la partición extendida? Pues piensa que ahí va a ir todo y claro, eso depende de ti: un usuario normal necesitará entre 8 y 20 gigas para la partición raiz ( / ), no más de 2 gigas para la Swap y en cuanto a la /home... pues lo que consideres, es para guardar tus archivos.

Para que te hagas una idea, así tengo yo mi portátil (donde mantengo un Windows XP). Me adelanto a decirte que el disco se llama, en Linux, '/dev/sda' y sus particiones /dev/sda1... hasta /dev/sda4, si son 'primarias', y desde /dev/sda5 en adelante, si son 'lógicas' dentro de una 'extendida'

y así tengo mi 'sobremesa' donde solo tengo Linux (observarás que, aparte de las particiones clásicas tengo una, la /dev/sda7, para guardar cosas y otra, la /dev/sda8, donde ahora tengo instalado otro Debian, para probar cosas 'sin meter mierdecilla a mi Debian 'oficial').

(Por cierto: me he dado cuenta de que todo ésto es pura (pero necesaria) teoria. De la práctica, es decir, de cómo se hace, 'fisicamente' el particionado, de cómo asignar los 'puntos de montaje', etc... me ocuparé en próximas entradas, cuando hable de cómo instalar (o reinstalar) Debian)

3 comentarios:

  1. Hola, ¿qué tal?

    ¿Por qué usas la swap en un equipo en la mitad del disco y en el otro casi al inicio? ¿Hay alguna ventaja en eso?

    Yo siempre la pongo al final y, la verdad sea dicha, es que ya no recuerdo por qué, no sé si por costumbre o si en algún remoto momento olvidado tuve una razón técnica para eso. Ni siquiera me lo cuestiono, pero ahora viendo tus distribuciones me llamó la atención ese detalle.

    Por cierto, soy usuario de Opensuse pero tengo la intención de probaar Debian (con Kde) en algún momento.

    Eso era.

    Me gustó tu blog. Voy a seguir chusmeando un rato por acá.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por entrar en el blog, me alegra que te guste.

    Verás, mi criterio es muy sencillo:
    a) la pongo siempre en una partición lógica (vamos, que no soy partidario de usar más primarias que la booteable),
    b) la procuro poner detrás de la partición raiz (/) y
    c) desde luego nunca la pongo al final (por si quiero redimensionar la úĺtima partición) ni entre dos particiones (NO '/') que pueda, si me apetece, unir o modificar sus tamaños.
    O sea, cuestión de comodidad, no doy importancia a otros consejos que a veces, se leen, entre otras cosas porque, verdaderamente, la swap se usa muy poco.

    En ese particionado en que se ve 'en medio' (el primero, que es el de mi portatil) es porque ahí mantengo instalado un pequeño Windows XP (por razones 'profesionales'), con su C:/ (en primaria booteable) y su D:/ (en lógica), y luego vienen las tres lógicas del Debian.

    (en el otro particionado, que solo tengo Linux, el tenerla así me facilitó mucho primero acortar la /home y crear una partición RESPALDO para archivos de poco uso y, en otra ocasión, 'sacar un hueco' el la partición RESPALDO y crear detrás una nueva partición donde suelo probar alguna otra distro (por supuesto, usando una única SWAP e, incluso, si me apetece, la misma /home (aunque con distinto 'usuario', para no mezclar configuraciones))

    ResponderEliminar
  3. Bueno, matizo que cuando digo que 'la swap se usa muy poco' me refiero a que, al menos en mi caso, nunca la he visto que se ocupase más de un 3-5%

    ResponderEliminar