lunes, 19 de marzo de 2012

Y ahora vamos a instalar Debian...

Pues venga, a ello..... Quedamos en que, hasta ahora, has hecho un hueco en tu disco, para instalar en él Debian, has creado (si tenías otras particiones) una partición extendida de tamaño apropiado (recuerda lo que vimos de la 'estrategia del particionado'), te has descargado la ISO de la versión de Debian que te interesaba (el CD-1, si tienes internet), y la has quemado en un CD o metido en un pendrive (que también vimos).
Suficiente para empezar a instalar. Así que arrancas el PC con ese CD (o pendrive) y empieza la instalación...

Mira, yo no me voy a enrollar, hay un montón de tutoriales, 'paso a paso' si buscas con Google, con imágenes de cada pasito y, si tienes dudas, échales un vistazo. Por ejemplo, está bastante bien este:
http://blog.desdelinux.net/guia-de-instalacion-paso-a-paso-de-debian-squeeze/
Pero la cosa es tan sencilla que, si pones atención a lo que se te está diciendo en sucesivas pantallas, lo vas a hacer bien. Aquí solo te voy a aclarar 'los puntos' más complejos.
En la primera pantalla puedes elegir entre 'install' o 'graphical install'. Es prácticamente lo mismo, una con más colorines, así que elige lo que quieras. Luego sigue lo del idioma, pais, teclado, hora local... siguen con nombre de la máquina, dominio (pon los que quieras), contraseña de Administrador (Superusuario, o Root), creas un usuario, con su contraseña..., pues lo mismo (te voy a decir un secreto: a lo mejor es 'pecado', pero como soy usuario único, me dejo de líos y pongo la misma contraseña para el usuario que creo, que para el Administrador). Y llegas al Particionado.
Particionado del disco
Los debianitas no tenemos el peligro que tienen nuestros primos 'ubunteros'. Ellos a veces se arman lío en este punto e instalan 'Ubuntu dentro de Windows' con ese horrible invento que es Wubi (¡¡¡Instalar un Linux dentro de Windows, como si fuese un programa de Windows...!!!). Así que Debian te da otras opciones. Mira, yo elijo siempre la última: el Particionado Manual, que así controlas lo que haces, y conoces 'el fondo de la cuestión'.
Porque en el particionado manual, tu tienes que ir asignando las particiones. Así que apréndete bien el proceso:
Te aparecerán las particiones que tienes en tu disco duro, identificadas por /dev/sda1, 2, 3... tienes que identificar cual es la extendida. La seleccionas y das a 'Nueva' (crear nueva partición)
Lo primero que vas a establecer es la partición Root ( / ). Defines su tamaño (entre 8 y 20 gigas será suficiente) y en la pantalla siguiente (Editar) lo primero es decir para qué la vas a utilizar: verás una cosa como esta, donde tienes que seleccionar y dar a Enter para que te aparezcan las opciones y elegir la que interese:


Aquí es donde tienes que prestar atención. Interiorízalo, porque lo usarás más de una vez.
En el caso de la partición Root tienes que marcar:
Utilizar como... EXT4 transaccional (es el estandar actual)
Punto de montaje... / (root)
Estas son las dos cuestiones fundamentales. Luego el resto lo dejas como viene por defecto (si acaso en lo de Etiqueta le puedes poner una (por ejemplo: Root_Debian) que es la que te aparecerá cuando visualices la partición. Nota: si instalases en un disco completamente vacío y borradas sus particiones anteriores, esta partición Root yo la hago primaria y activo la 'Marca de Arranque')
Y ya, seleccionas 'Se ha terminado de definir la partición' y das a Continuar.
Ahora defines la Swap. Es muy similar: defines su tamaño (como mucho 2 gigas) y...Utilizar 'como área de intercambio'. Y no hace falta más. Seleccionas 'Se ha terminado de definir'. Y Continuar...
Y finalmente defines la /home. A la /home le puedes dar, como tamaño, todo el quede libre (salvo que reserves espacio para crear más adelante alguna otra partición).. Y lo haces como la root: Utilizar como EXT4 transaccional, Punto de montaje /home, Etiqueta Home_Debian (si quieres), y el resto lo dejas como está.
Y, como siempre, 'Continuar'. Entonces te pregunta si quieres escribir los cambios en los discos, y si te parece todo OK marcas SI, das a Continuar... y lo hace.
Y, ya, sigue la instalación
Pues nada, aceptas lo que te ponga por defecto, y solo tres aclaraciones más:
  • Si tienes internet, acepta cuando te pregunte algo así como si 'deseas utilizar una réplica en Red' (esto hará que se te descarguen programas complementarios). Si quieres puedes elegir, como servidor, alguno francés, que suelen ir mejor que los españoles.
  • Y cuando llegues a una pantalla de Selección de Programas, estará marcado, por defecto, 'Entorno de escritorio gráfico' y 'Utilidades estandar del Sistema'. Déjalo así, salvo que quieras marcar que te descargue algún programa específico de algo (por ejemplo, lo más normal... 'Ordenador portátil').
  • Ahora se pone a descargarte y a instalar muchas cosas y cuando finalice, te pide si deseas instalar el GRUB (que es el gestor de arranque). Le dices que si, y que lo haga en el registro principal de arranque (si tu ordenador ya tiene instalado un Windows, sobre-escribirá su gestor de arranque (el MBR, Master Boot Record de Windows). Pero eso es bueno: el GRUB es mejor, y en cada arranque te permitirá elegir con qué sistema (Windows o Linux) quieres iniciar el ordenador (cosa que no hace el MBR... por eso se recomienda, si tienes que instalar todo, instalar primero el Windows y luego, finalmente, tu distribución de Linux).
Pues ya, termina la instalación, te pide reiniciar y... 
¡¡¡Tachaaaaannnn...!!!. Ya tienes instalado tu Debian. 

Fácil ¿no? (bueno, en otra entrada del blog veremos cómo se hace una Reinstalación, es decir, una instalación de Debian en la que ya tienes definidas las particiones). Y es aún más fácil.

1 comentario:

  1. Gracias por tu aporte me fue de lo mejor, al fin encontre lo que necesitaba para migrar a este maravilloso S.O, saludos.

    ResponderEliminar