miércoles, 2 de octubre de 2013

Debian 'a mi manera'- Parte 3: La instalación propiamente dicha

Bueno, como he dicho anteriormente, ya tengo mi ISO del CD-1 de Debian en un pendrive, ya tengo mi disco duro particionado a mi gusto... y toca empezar a instalar. Así que enchufo el pendrive, enciendo el PC y le hago que arranque accediendo, en primer lugar, a dicho pendrive.
Esto depende de cada ordenador, yo, por ejemplo, para hacerlo así, y que me salga un menú donde elegir cual es el dispositivo desde el que arrancar, en mi sobremesa, y en un viejo portátil Acer, debo pulsar, cuando arranca la BIOS, la tecla F12, mientras que en otro mini-portátil, un EeePC Asus, tengo que pulsar (y mantener pulsada) la tecla Esc.
La cuestión es que te arranque el PC desde el pendrive que contiene la distro que quieres instalar, y puedas comenzar la instalación.
Un pequeño comentario: a veces se lee por ahí que al hacerlo te sale 'pantalla negra', o algo así y no puedes continuar... Esto se debe, generalmente, a que tu ISO no reconoce, de entrada, la tarjeta gráfica de tu PC. Luego tendrás que resolver este tema pero, como decía aquí
http://comoserdebianitaynomorirenelintento.blogspot.com.es/2012/04/pantalla-negra-out-of-sync.html
de entrada, para instalar, puedes intentar pulsar ESC antes de que salga la pantalla de carga y, una vez 'bloqueada', pulsar F6 y, en el menú que sale, marcar la opción "nomodeset", y arrancar. 

Y si así no te funciona, otra opción es hacer lo mismo pero, en vez de elegir 'nomodeset' escribir, al pie de la pantalla,
video=vesa
porque, aunque no viene entre las opciones que decía, te permite arrancar con los controladores genéricos 'vesa' (ofrecen, normalmente, una baja resolución de pantalla) y por lo menos puedes instalar. Luego, una vez instalado el sistema, te tendrás que 'pegar' un poco con él, para instalar manualmente los controladores de tu tarjeta gráfica, claro. Pero esa es otra guerra.


Ya no me enrollo más, el caso es que empieza la instalación. Pero no voy a poner aquí, paso a paso, cómo se va haciendo (elegir idioma, teclado, zona horaria, nombres y contraseñas, etc, etc) porque cuestión de hacerlo aplicando un poquito de sentido común, pero si voy a remarcar estos cuatro puntos claves:
a) La conexión a internet: recomiendo instalar conectado a internet... y además, procurar hacerlo conectado por cable ethernet (red eth0), más que usar la conexión Wifi.
¿Por qué...? pues porque el controlador necesario para este tipo de conexión por cable es genérico, y seguro que, por defecto, lo tiene la ISO de tu distro, mientras que si te conectas solo por conexión inalámbric,a dependiendo de la tarjeta de red wifi que tenga tu ordenador, puede activarse por defecto... o no. Y si es NO... no tienes conexión, y se te complica la instalación, salvo que le proporciones el archivo que le falta leer (te lo dice), consiguiéndolo y metiéndolo en otro pendrive, para pueda acceder a él. Hombre, cada vez se van incorporando nuevos drivers de tarjetas wifi en el kernel, y lo más probable es que, al principio, que te da a elegir (si tienes también wifi) qué conexión prefieres, te funcione también. Pero yo, por si acaso, siempre elijo la conexión ethernet.... y me evito líos. Y además, la conexión cableada suele ser más rápida, o de mejor calidad de transmisión.

b) El particionado. Este es un momento clave de la instalación: aquí indicas cómo quieres instalar y te da, generalmente, al menos tres opciones: Automático (Guiado), utilizando todo el disco, Automático (Guiado), utilizando el espacio libre (para instalarse junto a otro sistema operativo) y Manual. Yo sugiero que se elija, siempre, la opción del particionado 'Manual' porque las otras opciones particionan 'a su bola' y desde luego, como te equivoques y elijas la primera... te formatea todo el disco y te desaparece todo lo que tengas ya instalado.

El particionado 'Manual' (donde tu 'mandas' qué y cómo se debe hacer) es muy sencillo. Veras, una vez elegido, te aparece en una pantalla las particiones de tu disco. Tienes, por supuesto, que tener claramente identificado qué tienes en cada una de esas particiones, y para qué vas a utilizar cada una de ellas. No sea que, por ejemplo, instales la distro en una partición donde guardabas tus archivos personales, claro. Y el proceso es siempre el mismo: Seleccionas una de las particiones que vas a usar, das a Enter y en la siguiente pantalla tienes que poner, siempre, estos tres conceptos clave:
1- Utilizar como... (para indicar el tipo de partición: transaccional EXT4, o de intercambio (SWAP). Esto, aunque la tengas ya formateada, hay que hacerlo siempre.
2- Punto de montaje. Se te abre un cuadro y marcas cómo quieres que se te monte: como root (/), como /home, como SWAP... o lo que sea. Esto es básico, siempre se tiene que asignar un 'punto de montaje', para que el sistema lo identifique como tal.
3- ¿Formatear? SI (salvo que estés reinstalando y se trate de la /home, claro, que puedes poner NO para que te conserve los archivos y configuraciones que contiene)
Y el resto lo dejas por defecto (hombre, suele ser útil, en Etiqueta, poner un nombre a esa partición, no se, 'Root_Debian', 'Home_Debian', 'Respaldo', etc). Y aceptas.

Entonces te vas a otra de las particiones que va a usar tu distro, y repites el proceso. Y una vez hechas todas, al final de la pantalla principal del 'Particionado', eliges 'Finalizar particionado y escribir los cambios en el disco'... y ya está (lo confirmas, y continúa la instalación)

c) Completar la instalación de paquetes desde internet. Como solo hemos usado el CD-1, te pregunta si quieres completar la instalación con paquetes bajados desde internet. Le dices que si, y te pregunta desde qué servidor ('réplica') los quieres descargar.
Esto es importante porque (aunque luego lo puedes cambiar) aquí eliges los servidores que usarán por defecto los repositorios que tengas. Yo, aquí, nunca elijo los españoles: suelen fallar bastante. Elijo, habitualmente, algún servidor francés (fr, o fr2), que van muy bien. A veces he elegido un servidor de Finlandia, que también van muy bien, a lo mejor es porque Linus Torvalds es finlandés, y ahí Linux es el 'deporte nacional'... El caso es que, hecho esto, se pone a descargar paquetes (más de 1000, si has elegido el Desktop Environment, Utilidades estandar del sistema y alguna cosilla más que te venga marcada por defecto, o que selecciones, que te pregunta antes)

d) El Grub. Al final, de la instalación, te pregunta si quieres instalar el cargador de arranque Grub. Dices que si, claro. Solo tienes que preocuparte de que se instale en el 'registro principal de arranque', para que 'tome el mando' si hay (y reconoce) varios sistemas operativos instalados.

Y con esto se acaba la instalación, reinicias... y, en principio, te tienes que encontrar, ya, con tu Debian instalado, por defecto te aparecerá en entorno Gnome 3, que es bastante soso... pero a partir de ahora, en la Postinstalación, lo iremos mejorando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario