domingo, 2 de octubre de 2016

Digitalizar casettes de audio

Los que tenemos alguna edad conocimos viejos y ya obsoletos soportes de audio, como las casettes, o los discos de vinilo. Un claro objetivo es digitalizar su contenido, y por tanto poderlo almacenar en tu ordenador, porque ya casi han desaparecido los reproductores necesarios para oirlos. Si la grabación es de música no hay mayor problema, normalmente la canción o canciones las encuentras, bien a través de Youtube, o bien de aMule, etc, y es muy fácil guardarlas en un archivo MP3.
Pero en el caso de las cassetes es distinto, a veces contienen viejas grabaciones personales y ya no es tan fácil poder tener a mano un reproductor para este soporte… ni por supuesto descargarlas... y es bueno saber cómo digitalizarlas.
Por ejemplo, hace unos meses me encontré, en una vieja caja, unas casettes de un curso (‘Psicología del Exito’) que recordaba que me había gustado mucho… y decidí ‘inmortalizarlas’, guardándolas en mi disco duro.
Para ello, lo primero es, evidentemente, conseguir un reproductor adecuado. Un amigo me presto un walkman ‘del siglo pasado’… y me puse en faena.
El procedimiento es muy sencillo. Aunque, logrado el objetivo de pasarlas a archivos MP3, por supuesto que la calidad de la grabación deja bastante que desear.

Porque para pasar el contenido de una casette a formato MP3 solo necesitaremos el mencionado walkman (o similar), para reproducirla, y un cable de audio, mejor estéreo, de esos de dos clavijas 'normales' que creo que son de 3,5 mm (valdrían otros tipos, pero este es muy sencillo, y útil, vale cuatro perras)
Y solo hay que...
A- Conectar, con el cable, la salida de los auriculares del walkman a la entrada de audio (audio-in) del ordenador (suele ser de color azul) o a la entrada del micrófono (rosa). Dicen los expertos que es más recomendable hacerlo a la entrada ‘audio-in’ que normalmente está en la parte trasera del PC y ya he dicho que es de color azul, porque la entrada de micrófono está preparada solo para señales de baja-potencia ("nivel-micrófono"), y la calidad podría ser algo peor. Pero, si nos liamos, tampoco es problema conectarlo a la entrada del micrófono.

B- Hecho esto, ir a Configuración del sonido y comprobar que, en la pestaña de ‘Entrada’ esté reconocida esa disposición... y funcione.
C- Abrir la grabadora de sonidos que tengas. La más sencilla, la ‘gnome-sound-recorder’ que se suele tener instalada por defecto en los entornos basados en gnome… o se instala muy fácilmente.

Ahí, primero, en Preferencias, indicar que grabe en formato MP3
Y segundo, poniendo a reproducir el walkman, pinchar en ‘Grabar’ para que arranque la grabación. Y, cuando acabe, cerrar la grabación pinchando en ‘Hecho’. Esta se guarda automáticamente con el nombre de Clip#.mp3, en la carpeta Grabaciones de tu /home.
Por supuesto, puedes usar cualquier otra aplicación de grabación de sonidos, si la dominas mejor. Luego, renombras el clip como te apetezca… y ya está.

Bueno, pero quedaría un paso final: recortar el audio
Y es que como puede haber un principio y un fin de la grabación que contenga algunos segundos de silencio, lo mejor es recortarlos.
Para eso, basta reproducir el audio creado y anotar en qué segundo empieza, realmente, y en qué minuto y segundo termina, y usar el método que indicaba aquí al hablar de cómo cortar (extraer) una parte intermedia de un audio (con ffmpeg).
O sea que, si el sonido empieza realmente en el segundo 9 y termina a los 30 minutos y 20 segundos del inicio de la grabación (o sea, dura 1811 segundos), abrir una consola en la ruta donde esté el archivo y escribir...
fmpeg -i miaudio.mp3 -ss 9 -t 1811 miaudio_recortado.mp3
(Recomendación habitual: hazte una copia de la grabación original, en el Escritorio, abre en esa ruta la consola, y trabaja con la copia… y evitarás alguna metedura de pata ‘irreparable’.


(NOTA FINAL: puestos a recuperar cosas de soportes obsoletos, hace poco más de un año me topé con viejas películas familiares, en rollos de celuloide ‘Super-8’. Digitalizarlas uno mismo ya son palabras mayores y lo mejor es recurrir a tiendas especializadas que, por un precio bastante razonable, te los pasan a un CD en formato AVI, o a un DVD de video. Y, a partir de ya estar digitalizadas, es fácil editarlas y hacerte los montajes que quieras, y archivarlas, igualmente, en formato digital, en tu disco duro).

4 comentarios:

  1. Estimado amigo:

    Existe una diferencia importante entre usar la entrada mic y preferir la entrada audio in, aunque deben verificarse las especificaciones de la placa madre en cuestión.

    La entrada mic siempre es de tipo monofónica, es decir solamente registra un canal, de este modo dependiendo del jack que uses (hay cables que convierten de estéreo a mono) obtendrás un único canal o ambos pero empalmados como uno solo.

    En cambio la entrada audio in en muchas placas base es estereofónica y por eso permite recuperar ambos canales de la grabación original.

    En el caso que mencionas, una conferencia, tal vez no sea importante la calidad ya que con toda probabilidad la salida estéreo sea en realidad una monofónica (ambos canales son idénticos). Pero en el caso de que se desee digitalizar música, la pérdida será evidente.

    El método que describes puede ser usado para digitalizar acetatos, solamente se necesita una tornamesa, un preamplicador y los cables necesarios.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. estupenda aclaración, gato. Te lo agradezco.

    ResponderEliminar
  3. Conector RJ45? Será en todo caso jack estéreo

    ResponderEliminar
  4. tienes toda la razón, no se en qué estaba pensando. Ya lo he corregido. Gracias.

    ResponderEliminar