viernes, 7 de octubre de 2016

¿Debian es difícil...? (I): los fundamentos

Una de las cosas que más me molesta es comprobar que no es nada habitual poner a Debian entre los ejemplos de distros ‘fáciles’ para introducirse en el mundo Linux. Y, en ocasiones, incluso, que se dice que Debian es complicado, y que es para expertos.
¡Y, NO, NO… y NO! Discrepo totalmente. Debian es tan fácil, o más, que Ubuntu, distro paradigmática para los novatos que quieren conocer Linux. E incluso bastante más sólida, y segura, que el mencionado Ubuntu.
Entonces… ¿por qué esta fama?
Pues yo creo que o es una vieja historia (si, hace años a un novato quizás le costaba más ‘entrar’ en Debian), o es un problema de que hay mucha gente que pretende instalar las cosas ‘a lo Windows’, y creyéndose que todo es como Windows, sin pararse a tener claros los cuatro o cinco ‘fundamentos’ necesarios para entender el nuevo sistema operativo. Quiero decir que, a esta gente, le parece difícil Debian, como le parece difícil Ubuntu… lo que pasa es que Ubuntu tiene foros para principiantes donde le es más fácil ‘desatascarse’… y Debian es quien se lleva la fama de ser ‘difícil’. 
Cuando lo único que pasa es que el problema realmente está… entre el teclado y la silla.

Llevo 4 años (¡Ya…!) en este Blog, creado básicamente como soporte de mis propios apuntes, según me introducía en el mundo Debian y, si dejamos aparte las entradas con etiqueta ‘Trucos y perfeccionamientos’, que la mayoría seguirán vigentes, posiblemente hayan cambiado las cosas (o mis gustos, o el hilo del relato, porque por ejemplo empecé usando el entorno Gnome, del Nautilus, del Gedit… y ahora ya hablo del entorno gráfico Cinnamon, del Nemo, del editor Nano, que me parecen mucho mejores)... y a lo mejor están un poco liados los conceptos.
(por cierto, hablando del editor de textos 'Nano', que en mi Blog ahora ya uso bastante, porque es más recomendable usar un editor que no trabaje bajo ningún entorno gráfico, como sucedería con el gedit). hace poco comentaba un ‘novato’, en un foro de Ubuntu que no entendía lo qué significaba, en el Nano, eso de ‘^X’, ‘^O’, etc. Bueno pues para los neófitos que lean esto, significa 'pulsar simultáneamente la Tecla Ctrl+Tecla X' (o Tecla Ctrl + Tecla O), y es como se cierra, o se guardan los cambios, en el editor Nano, 

Bueno, pues el caso es que se me ha ocurrido ordenar algunas ideas, para facilitar la introducción en Debian a los que se incorporen, en 2016, a mi Blog. Posiblemente me repetiré mucho, pero por lo menos voy a hacer un intento de  esquematizarlas.

Por tanto, empezaré a hablar de esos cuatro o cinco fundamentos básicos, y ya continuaré en otra entrada, para no alargarme mucho.
a) El núcleo (kernel) y el entorno gráfico en las distribuciones de Linux
Ya he dicho en varias ocasiones que en Linux, en general, y esto no pasa en Windows, el ‘núcleo’ del sistema y el entorno gráfico van por separado. Y que hay varios entornos gráficos, y puedes elegir tener uno, o tener instalados varios, y decidir con cual arrancas una sesión
(claro que esto no es del todo bueno, porque, aunque todos los entornos vienen a tener, más o menos, las mismas utilidades, las hay comunes (por ejemplo, Iceweasel/Firefox, LibreOffice…) y las hay no comunes, que se duplicarían si están instaladas para el mismo usuario (por ejemplo, el navegador de archivos Nautilus, que instala el entorno Gnome, mientras que Cinnamon instala el Nemo, el entorno XFCE el Thunar, etc.) Bueno tampoco es un problema grave el tener varias herramientas que hacen lo mismo, pero quizás queda más 'neto' si, si es caso, probar los distintos entornos y, al final, decidir tener instalado solo el entorno gráfico con el que te encuentres más a gusto. Que, en mi caso, desde hace dos años, es el Cinnamon, que es un ‘fork’ (derivación) del Gnome.

b) Las Ramas de Debian
La distribución Debian ofrece tres ramas de desarrollo: la Stable (hoy, Debian 8 ‘Jessie’) la Testing (hoy, ‘Stretch’, futura Debian 9) y la Unstable, o Sid. También está (aunque no como Rama) la Experimental. Aquí hablaba de ello. Si eres novato, empieza instalando la Stable. te evitarás problemillas.
Yo, al cabo de uno o dos años de usar la Stable, siempre me paso a la Testing, por la ‘erótica’ de las actualizaciones diarias, y de estar más al día en las versiones, pero siempre instalo en modo ‘safe upgrade’. A ver si te aclaras aquí.

c) Las particiones, y los repositorios.
Son dos conceptos básicos que hay que dominar. No me voy a enrollar: sobre las particiones, lee esto. Por el Blog hay, también, alguna entrada más sobre la 'estrategia del particionado', y también algunas ideas sobre los nuevos tipos de particionado GPT, con UEFI.
Y sobre los repositorios, y cómo instalar cosas en Debian, esto otro 

d) el LiveCD, o el ‘probar antes de instalar’
Desgraciadamente, las ISO’s oficiales de Debian, al contrario que las de muchas otras distribuciones (por ejemplo, Ubuntu) no están previstas, al menos por ahora, para poder probarlas sin instalar nada. Esto de poder probar una distro, sin necesidad de instalarla, es una buena cosa, te permite ver qué aspecto tiene, cómo funciona, etc... haciéndola trabajar sin modificar nada en nuestro disco duro, desde el CD/DVD donde has quemado la ISO descargada (o desde el pendrive donde la has montado, por cierto, si no saber montar un pendrive con una distro (distribución), mira esto)
Bueno, eso de que en Debian no hay 'LiveCD' no es del todo cierto, en realidad hay un proyecto paralelo al ‘oficial’, donde se ofrece un Debian Live, llamado ‘Hybrid’, para poder, efectivamente ‘probar antes de instalar’. Se pueden descargar de aquí: https://www.debian.org/CD/live/ Yo recomiendo, si quieres probar, instalar la ISO correspondiente al entorno Gnome, o LXDE, porque por ejemplo los flavours (‘sabores’) Cinnamon, o Mate… me parece que están, actualmente, poco desarrollados a nivel ‘LiveCD’

e) La consola ('Terminal')
No te asustes con ella. Aunque actualmente todo se puede hacer desde un entorno gráfico (los famosos GUI: ‘Graphic User Interfaces’), la verdad es que la consola es una herramienta muy cómoda, e incluso rápida, para hacer cosas, y conviene tenerla en cuenta. No se trata de aprenderse de memoria un montón de comandos, sino, normalmente, solo habrá que ‘copiar y pegar’ un mandato por consola.
Y hay otra razón más para ello: a los que la conocemos, aunque sea 'un poco', nos es mucho más fácil explicar cómo se hacen las cosas indicando, simplemente, una orden por consola, que tener que explicarlo describiendo cómo se haría bajo un entorno gráfico… y si quieres ayuda (o si lees este Blog) verás muchas veces 'órdenes por consola'.
Por poner un ejemplo:
Pregunta: ¿cómo instalar el programa Gparted?
Respuesta ‘en modo gráfico’:
- Vas a Menu-Administración-Gestor de paquetes Synaptic y clicas en su icono
- Cuando se abra te pide la contraseña de root: la escribes
- Una vez abierto Synaptic, pinchas en el icono (arriba, a la izquierda) ‘Recargar’ (los repositorios)
- Esperas a que se actualicen y, a continuación, vas al icono ‘Buscar’ (el último, a la derecha)
- Escribes ‘gparted’ y esperas a que encuentre el paquete.
- Lo seleccionas y, con botón derecho ratón, eliges ‘Marcar para instalar’ y aceptas
- Esperas a que termine la instalación para cerrar Synaptic.
Y ahora, la Respuesta ‘por consola’:
- Escribe (o copia y pega) en consola...
sudo aptitude update && sudo aptitude install gparted
- Dale al Enter… y espera a que termine la instalación para cerrar la consola


Bueno, efectivamente, me enrollo demasiado. Así que continuaré otro día, en otra entrada...

No hay comentarios:

Publicar un comentario