jueves, 1 de diciembre de 2016

Jugando con una Raspberry Pi (I)

Ayer me dejaron una Raspberry Pi. Su dueño la había comprado por curiosidad, y porque necesitaba un ‘programa’ de Linux, pero, usuario de Windows, se había armado un lío espantoso tratando de instalarlo, ya no le funcionaba, etc, etc. Y a mi, que había leido cosas sobre la Raspberry Pi, me apeteció mucho meter mano al tema e indagar en qué consistía eso de las Raspberries.
Y en el primer contacto, me sorprendió. Del tamaño de una cajetilla de tabaco, ‘eso’ era todo un ordenador, que podías llevar en cualquier bolsillo.


Y lo curioso es que, si abres la carcasa, se puede ver que hay mucho espacio libre, ya que ese tamaño (9,3x6,0x3,0 cm) está condicionado por lo que ocupan los puertos (4 USBs, 1 tipo Rj45 para red eth0, 1 HDMI, 1 microUSB para alimentación y otro para un jack de audio). 
(Claro que para que te acompañe a cualquier parte… necesitarías también una mochila, para llevar el teclado, el ratón, los cables de conexión… y el monitor, aunque éste podría ser cualquier TV (con HDMI) de la que puedas disponer donde vayas). 
Porque para ‘montarte’ un Raspberry necesitas… la propia Raspberry Pi, un Adaptador de Red a microUSB (vale un cargador de smartphone), un Cable HDMI, un Cable de Red (para internet), y un Teclado y un Ratón, por supuesto con conexión USB, no PS/2. 
Pero… ¿Y el disco duro…? Bien, este es el gran invento de la Raspberry: que como disco duro utiliza… una tarjeta microSD (las mismas de los smartphones). 
Bueno, necesitarás por lo menos una de 8 GB (a mi el sistema instalado me ocupaba cerca de 4 GB), y mejor de 16 GB (o más).
Ah…!, y también necesitas una tarjeta SD ‘adaptadora de las micro’ para copiar desde un lector de tarjetas, o similar.
(Por cierto, acabo de ver que, en Amazon, la Raspberry actual (Raspberry 3, Quad core 64 bits y 1GB de RAM, con su carcasa, alimentador, todos los cables necesarios, una microSD de 16 GB, etc cuesta 71 euros). Y leo, además, que ya viene con Wifi y Bluetooth incorporados. 

Pero vamos al asunto: ¿Qué instalar… y cómo?
Sobre lo primero, seguro que hay más sistemas, pero soy debianita, descubrí que existe un ‘Raspbian’, o sea un Debian para la Raspberry, y ahí me fui de cabeza, descargándome de aquí, a mi PC, el reciente (de septiembre) Raspbian Jessie. No quise complicaciones, descargué el primero, de PIXEL, que debe ser el ‘full’, en otra ocasión, si tengo tiempo, intentaría la instalación con el ‘Lite’, a ver qué ofrece.  
(Al parecer, PIXEL es una nueva interface, optimizada y ligera, que ofrece Raspberry Pi que aunque incluye un par de herramientas específicas, de muy poco uso (Mathematica y Wolfram Language) que, bueno, por lo menos no estorban, y siempre se pueden ocultar y/o tratar de desinstalar)

Respecto a la instalación, hay que decir que se menciona un sistema para hacerlo, con Noobs (que parece ser que es un programa auxiliar), que puede que sea más fácil, pero no es nada difícil el método ‘tradicional’... así que es el que yo he querido usar.
Y el método tradicional consiste, simplemente, en copiar en la tarjeta microSD la imagen *.img descargada (si descargas el ZIP, hay que extraerla, claro). Esta tarjeta debe estar limpia, y formateada en FAT32, y se copia con la conocida orden, (abriendo una consola en la ruta donde se encuentre el archivo IMG, yo la suelo dejar en el Desktop (Escritorio) y abro ahí la consola)... 
sudo dd if=nombre-de-la-imagen.img of=/dev/dispositivo-sd
donde, por supuesto 'dispositivo-sd' es el nombre que el sistema asigna a la tarjeta SD. /sdb, /sdc, o como sea. Ojo, no la líes y lo copies en otro sitio. Pero todo esto se ve muy bien si usas Gparted para formatearla.
(por cierto, a mi me costó un poco, me daba ‘SD de solo lectura’, quizás porque estaba corrompida, o porque el método inicial (MicroSD+adaptador de MicroSD+pendrive adaptador de tarjetas SD) era demasiado complejo. Pero conseguí solucionarlo y, una vez formateada, el mandato 'sudo dd if…' funcionó perfectamente.
(Y otro ‘por cierto’: tarda mucho en copiarse (a mi, algo más de 20 minutos) y lo que es peor, no se muestra ninguna señal de que esté funcionando, así que para evitar ‘tentaciones de abortar, porque parece que no funciona’, lo mejor es salir a tomar un café y, cuando vuelvas, ver que en la consola tienes algo parecido esto:
NOTA FINAL: interesante comentario, el que me remite Diego, viejo amigo del foro EspacioLinux. Recomiendo su lectura.

2 comentarios:

  1. Para solucionar el problema de lo poco comunicativo que es dd, tenés el comando pv, que lo usás a través de una tubería, así:
    sudo dd if=nombre-de-la-imagen.img |pv| of=/dev/dispositivo-sd
    De esta manera tendrías una barra de progreso y otros datos mientras se hace la copia. El pv no viene instalado en todas las distros, así que a veces hay que instalarlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. hombre, Don Neurus, como siempre, enriqueciéndonos con tus conocimientos...
    Me parece un excelente hallazgo, el del comando pv, que me lo apunto... y aquí queda 'para la posteridad'.
    Un abrazo y muchísimas gracias.

    ResponderEliminar